CINISMO

Bowie, el legendario Starman

Por Jorge Sánchez González

Bowie fue actor. Era un artista versátil y polifacético. Pertenece a esa clase de actores que se han visto atraídos por la música y han interpretado la música. Aunque David Bowie fue un gigante de la música quizá su amor por la actuación no pudo separarlo del cine.

David-Bowie-Lazarus-vid-2016-billboard-650
David Bowie actuando como Lazarus en su último video.

Hace más de cuarenta años, llegó a este mundo, una extraña figura, un ser  misterioso, un alienígena que haría su aparición en la escena musical británica. Era un personaje que traía el pelo de un color rojo brillante y vestido con un traje de astronauta multicolor. Su aparición no sólo conmocionaría a las Islas Británicas, sino al mundo entero. Fue tal su impacto, que para muchos cambió su vida para siempre.

Este extraterrestre mesiánico, Ziggy Stardust, estuvo aquí en el planeta, por poco tiempo, pero su influencia se sentiría en las generaciones por venir. ¿Qué hizo a este misterioso personaje sobrenatural uno de los más influyentes iconos culturales del siglo 20?  ¿Cómo fue que David Bowie y Ziggy Stardust, nos volaron la mente con su propuesta musical?  Tan es así, que la música en el planeta Tierra, ya no sería la misma de nuevo. Con la muerte de David Bowie, el pasado 10 de enero, de cáncer, desaparece un personaje único. Un transgresor. Un revolucionario. Un genio.

Nacido en el barrio londinense de Brixton, en 1947, con el nombre de David Robert Jones. Su enorme talento y su gran imaginación marcarían la segunda mitad del Siglo XX. Sus grandes influencias musicales serían, músicos de rock ‘n’roll y de blues. Inició su carrera tocando el saxofón, fue un saxofonista  consumado, pero prefirió proseguir su carrera como cantante.

En los inicios de su carrera, había en los Estados Unidos, un tipo que tenía el mismo nombre, un tal David Jones, que cantaba en una banda conocida mundialmente como los Monkees, por lo que el  músico cambia su apellido por el de Bowie. A fines de los sesenta, conoció al coreógrafo Lindsay Kemp, especializado en arte mímica y teatro avant-garde, que fue su maestro en las técnicas del movimiento y expresión corporal. Aprendizaje, que le sería de gran utilidad, en su futura carrera como actor.

Bowie era un gran actor. Con una filmografía notable, tanto en cantidad como en calidad. Su desbordante creatividad lo llevó a protagonizar películas de altísimo nivel.

Su larga y fructífera carrera musical, la dejó plasmada en discos tan emblemáticos, como el clásico The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars, Aladdin Sane,  Diamond Dogs, obras que forjaron, en los setentas, su leyenda a nivel mundial. Sus trabajos con Eno, su acercamiento a la música electrónica alemana, daría como resultado su extraordinaria obra conocida con el nombre de trilogía de Berlín, compuesto por Low, Heroes y Lodger.

Su paso por el pop ochentero, así como sus diferentes propuestas musicales, lo sitúan como un músico de enorme calidad, innovador, que sigue influenciado a artistas y músicos hasta el día de hoy, con su última obra, Blackstar, de 2016, que grabó junto a músicos de tendencia jazzística. Disco considerado por la crítica especializada como una obra de arte.

Captura de pantalla 2016-02-11 a la(s) 02.56.17.jpg
Bowie, el artista versátil y polifacético, en el filme: El hombre que cayó a la Tierra, de 1976.

Siempre y en paralelo a su carrera de músico, compositor, cantante, Bowie, incursionó en el llamado séptimo arte, como actor. Y es que sí, Bowie fue actor. Era un artista versátil y polifacético. Pertenece a esa clase de actores que se han visto atraídos por la música y han interpretado la música. Aunque David Bowie fue un gigante de la música quizá su amor por la actuación no pudo separarlo del cine.

Y es que Bowie hizo de su vida, su estilo y visión del arte. Si decimos que un buen actor interpreta, canta y baila, Bowie era un gran actor. Con una filmografía notable, tanto en cantidad como en calidad. Su desbordante creatividad lo llevó a protagonizar películas de altísimo nivel.

Ahora, con motivo de la muerte de David Bowie, la Filmoteca de la UNAM —institución en la que soy investigador—, ha armado un ciclo de películas más representativas del músico británico [1]. Un muestrario de lo más selecto protagonizado por Bowie, que van desde su primera película El hombre que cayó a la Tierra (1976), de Nicolas Roeg, pasando por Feliz Navidad, Mr. Lawrence (1983), El Ansia (1983), Laberinto (1986), La última tentación de Cristo (1988), Twin Peaks: Fuego camina conmigo (1992), así como también Zoolander (2001), El gran truco (2006). También podremos encontrar, películas de conciertos muy representativos, documentales y demás rarezas, que harán las delicias de los, no sólo amantes de David Bowie, sino de los amantes del rock y el cine. 

El hombre que cayó a la Tierra (1976).

Feliz Navidad, Mr. Lawrence (1983).

El Ansia (1983).

Laberinto (1986).

La última tentación de Cristo (1988).

Twin Peaks: Fuego camina conmigo (1992).

Zoolander (2001).

El gran truco (2006).

Una oportunidad única para acercarse, para conocer, para redescubrir, a este genio no solo de la música, sino también del arte y la cultura: El legendario Starman. ©

[1] El ciclo se lleva a cabo este mes en el Cinematógrafo del Chopo. Para horarios y fechas de exhibición, consulte la cartelera aquí.

Jorge Sánchez González es historiador e investigador en la Filmoteca de la UNAM.

Captura de pantalla 2016-02-11 a la(s) 03.55.24
Jorge David Sánchez Bowie.