DICCIONARIO CINEPOÉTICO

La palabra y su eco

Existo porque vibro. Soy fértil en mi propia carne y sangre; sin embargo, no soy aún, pues me encuentro estrechamente unida a mi cordón umbilical. Apenas me estoy gestando.

Por Raquel Ayala

Vibro. Me estremezco orgánica. Vibro. Me encuentro sumergida en la oscura humedad de una caverna y hablo con mi voz más primitiva.

Vibro y al unísono oscila todo el plasma que me envuelve y del cual me alimento.

Me invoco trepidante. Ahora sé que existo y estoy; pero no soy todavía, y a pesar de ello, vibro y me nombro y me escucho dentro de mi propia música de las esferas, la cual reconozco, más bien, me reconozco en ella; pues de allí me vienen la palabra y su eco.

Resueno y se me revela mi origen, mi oscuridad creadora. La cueva donde habito.

El verbo es mi principio, sólo a través de la palabra soy consciente de mí. Ya lo entiendo: estoy tratando de rehacerme, busco la reinterpretación de mi propia existencia, aquí en el amnios que me mantiene cautiva y trémula; pero a salvo y tibia.

Vibro cuerpo a cuerpo conmigo”.

Existo porque vibro. Soy fértil en mi propia carne y sangre; sin embargo, no soy aún, pues me encuentro estrechamente unida a mi cordón umbilical. Apenas me estoy gestando.

Como y bebo de mí misma.

En este instante, al que quiero denominar presente, mi no-ser se vuelve absoluto en esta gruta que me encharca. Esta amniótica gruta es el útero del cual me voy a dar a luz y me pertenece como mi palabra y voz que ya no son más sombra, pues al ser de fuego emanan su propio resplandor.

Supongo que, por ello, puedo sentirme latir en todo el cuerpo. Corro emancipada e impetuosa en mis propias venas dentro de mi carne. Soy mi plasma y me nutro de mi placenta que se expande conforme yo me ensancho y trasmuto.

Puedo sentir, ya, las primeras contracciones de la vida y son tan violentas e intensas que mi cueva cruje y el amnios se agita vigoroso como el plasma y la sangre dentro de mi sangre.

Estoy a punto de nacer y así, convulsa e inmanente comienzo a prescindir de mi existencia primitiva.

Vibro cuerpo a cuerpo conmigo.

                                                         Me dejo suceder.

                                                                                       Me materializo.

©

Este texto forma parte del Diccionario Cinepoético de Raquel Ayala.

Raquel Ayala es escritora, feminista, correctora de estilo y cinéfila. Se ha desempeñado como comentarista y crítica de cine. El secreto de su belleza es que se baña con nitrato de cineasta.

@rackhayala